Aunque es verdad que si te alejas del centro 15-20 minutos caminando, puedes encontrar restaurantes que bajan la media 1-2 euros el plato pero eso tenéis que valorar vosotros según presupuesto si merece la pena.
Si que quiero comentar unos pequeños tips generales para comer en Praga ya que no es la norma general pero como en todos los lugares la picaresca a veces a los turistas nos suele pasar factura.

  • Una cerveza Pilsner (0,5l) por encima de 50 coronas es cara.
  • Si queréis menú del día fijaros que este fuera del local con su precio marcado (hacer foto antes de entrar). Dentro os pueden decir que no hay o indicaros que solo carta. Preguntar antes de sentarse por el menú señalado fuera.
  • Pagar siempre que sea posible en coronas, a la hora de pagar con tarjeta insistir de nuevo ya que depende de vuestro banco la comisión puede ser bastante.
  • Hay restaurantes en Praga con opciones vegetarianas.

No soy ni mucho menos especialista, ni amante de la cerveza pero no iba a marcharme de Praga sin probarla. Puedo recomendaros tanto la Pilsner que es como la más conocida como la Staropramen. Fijaros en precios de restaurante y el detalle de como pedirlas.

La cerveza Staropramen la pude probar en otro de los restaurantes recomendados , U Pivrnce (calle Maiselova 3) , mi favorito sin duda. Intentad reservar porque generalmente tiene bastante afluencia de gente por lo que pude ver (me quedaba muy cerca del hotel). Si conseguís mesa pedir por favor que os bajen a la planta de abajo (mucho más acogedora y con su rollo particular).
Vais a ver el local completamente pintado a ceras por los viajeros,turistas,locales que se acercan a probar su comida. Así que ya sabéis que tenéis que hacer al final de vuestra comida, pedir unas ceras y dejar vuestra firma en sus paredes (todo un reto encontrar hueco).
Tienen carta en español bien traducida y cualquier duda también la puedes consultar que se agradece.

Se ve la mía a dos colores???

¿Como va esa panza? ¿Ya os ha entrado el apetito? Venga vamos a caminar un poco antes de seguir engullendo y para eso necesitamos bebida. Hay que hidratarse siempre cuando sabes que te toca una buena caminata como todos es bien sabido y que mejor que un buen licor de hierbas típico de la zona.
El licor en concreto se conoce como Becherovka, nacido a principios de siglo XIX en la ciudad vecina de Karlovy Vary con una graduación de 38º de alcohol te pone las pilas y quita el fresquito en un momento. No seáis cabrones que me he tenido que sacrificar a probar un poco para contaros la experiencia cuando yo me tomo un mosto y me mareo (la cerveza cuenta como zumo de cebada).

Quiero hablaros también de esta otra bebida que es la Kofola. Por el nombre y el color de la botella estoy casi seguro que podiais adivinar a que se quiere parecer. Efectivamente, es la competencia de coca cola y pepsi en Rep. Checa digamos es la marca blanca propia del país. Sinceramente creo que no acertaron mucho con la receta, tiene un sabor fuerte a jarabe para la tos y te quita todo menos la sed.

Volvemos a la batalla, unas pequeñas recomendaciones antes de irme a la cocina porque yo aún no he comido y esto se puede considerar tortura.
Vais a ver por la calle muchos puestos (muuuuuchos) con la típica venta de Trdelnik, esa especie de canuto vacío y 8000 de azúcar que puedes rellenar de lo que más te guste. Actualmente camino del Castillo podéis probar incluso cosas saladas en un puesto que hay a mano izquierda. Pues bien decir que esto NO ES TÍPICO de Praga sino de Budapest (Hungría). Eso no quita de que este bueno y que haya unos más recomendados que otros pero yo me digo, si vas a engordar y no es típico de Praga, hazlo a lo grande.

Para ello os recomiendo que vayáis a comeros un Cronut (89 coronas- 3€ aprox) en el local de (Oh Deer Bakery). Para los que no sabéis de que de estoy hablando es un donut con la masa del croissant o también lo más cercano al orgasmo culinario, que ricos están 🤤🤤. Pequeño tip es no ir muy tarde ya que cierran en cuanto venden todo y para las 17:00pm os suelo garantizar que no les quedan demasiados.

Quiero mencionar también este local (Paneria Paul Kaprova) aunque también hay sandwich y bocatas. Yo vi la tarta de chocolate Milka y dije madre que pinta (99 coronas – 4€) estaba muy rica la verdad, el local muy limpio con buen ambiente.
Antes de cerrar tanta comida no quiero despedirme de aquí sin recomendaros otro restaurante italiano (Ristorante Pizzeria Donna) con unas pizzas muy ricas y comida para llevar. En mi caso puedo deciros que repetí 2 noches y elegí diferentes pizzas de 30 cms, masa fina a un precio bueno.

Ahora sí, ya es hora de despedirnos hasta el siguiente episodio glotón. Espero lo hayáis disfrutado y os sirva de orientación para vuestra próxima visita a la capital checa.
Recuerda seguirme para no perderte detalle de los viajes en mis redes sociales InstagramYoutubeFacebook Twitter.