No tengo la menor duda que si tuviera que decidirme por uno de los rincones del occidente asturiano elegiría toda la zona de Busto.

Este pequeño pueblo escondido en el concejo de Valdés ofrece lugares por los que podemos entender Asturias como el paraíso natural. Y desde este blog os invito a descubrirlo.

Por comenzar a situarnos en el mapa, no tiene mucha pérdida en este caso con la mejora de las carreteras desde la capital asturiana tan solo tendremos que tomar la A-8 con dirección A Coruña y en menos de una hora nos encontraremos el desvío para la Busto en la salida 461 hacia N-632, en dirección N-632a/Canero/Querúas/Busto .

Podemos comenzar la visita en el centro del pueblo donde se encuentra la Capilla de San Bartolo cuyas fiestas se celebran durante el mes de agosto y desde donde podemos comenzar el paseo hasta el Faro de Busto indicado desde la misma capilla.

Pero antes de partir en dirección al faro el mejor consejo que os puedo dar para hacer este paseo hasta el cabo es hacer una parada en La Pastelería de Busto, al igual que cuando caminas por las calles de Roma con los mejores helados de la capital italiana, aquí te aconsejo que te tomes un pastel. No te arrepentirás si decides hacer un pequeño alto en el camino y poder disfrutar de estos manjares mientras vas contemplando la costa asturiana , creerme que a la vuelta vais a comprar más para llevar.
Están riquísimos!!!
Aparte de vender pasteles, mermeladas y otros productos caseros, la atención siempre es fantástica. Creo que podríamos hablar de esta pastelería en otro post directamente.

La Pastelería de Busto prepara unos pasteles que son auténticos manjares y no puedes perder la ocasión de probarlos.

Desde la pastelería para que te hagas a la idea aproximadamente hay unos 2,5 km hasta la punta del cabo en terreno completamente llano yendo por la carretera.
Si por el contrario, no te apetece caminar o simplemente no puedes llegar andando, tienes la opción de llegar con el coche sin problema y con aparcamiento disponible.

También podéis valorar la opción de hacer la senda disponible desde el mismo punto que partimos, la capilla. Es una ruta circular super bonita que bordea todo el acantilado y tiene una distancia de casi 8km pero es llana y no nos debería de llevar más de 3h recorrerla.

Si has elegido la senda para continuar tu día en Busto lo primero que nos encontraremos es la desembocadura del Río Canero y una de las playas más bonitas de la zona como es La Playa de Cueva.
Podemos seguir caminando el sendero y podremos ver otras playas más pequeñas como Playa Bozo o la Playa del Cabo ya hacia la punta. Incluso en días despejados y con el equipo adecuado se pueden llegar vislumbrar las montañas de Aristébano que separan el concejo de Valdés del concejo de Tineo.

A la altura de la playa del Bozo para mí gusto encontramos el punto más bonito de la ruta cuando tenemos la posibilidad de sentarnos en unos bancos de piedra incrustados en el propio acantilado, no apto para la gente que tiene vértigo y tampoco es aconsejable el días de mucho aire. Por supuesto siempre en estos sitios nunca esta demás recordar tomar todas las medidas de precaución posibles.

Ya desde aquí prácticamente podríamos seguir hasta el faro que no presenta nada especial frente a otros que podemos encontrar en el norte. Construido en abril de 1858 y bien conservado nos permite inmortalizar el lugar donde nos encontramos gracias a sus letras en la fachada
De regreso por la otra vertiente recorremos los acantilados y divisamos algunos islotes, como el Castiellu el Serrón para por fin continuar nuestra ruta hasta el centro del pueblo de nuevo.

El pueblo no es muy grande y la visita es corta pero por rincones como este son los que merece la pena darle una oportunidad al occidente asturiano. No me queda más que recomendarte que sigas investigando toda esta zona y sino te decides aquí te dejo otra sugerencia a escasos kilómetros, la ermita de la Regalina.